Ex funcionaria de Quilmes abrió la polémica al salir en defensa de los rugbiers acusados de mataron a Fernando Báez

Claudia Cesaroni formó parte del Gobierno municipal de Mayra Mendoza los primeros meses en la Dirección General de Prevención del Delito de Quilmes.

Sociedad 06/01/2023

Claudia Cesaroni formó parte del Gobierno municipal de Mayra Mendoza los primeros meses en la Dirección General de Prevención del Delito de Quilmes.

En medio del juicio que comenzó el lunes 2 de enero en los Tribunales de Dolores por el crimen de Fernando Báez Sosa, Claudia Cesaroni volvió a estar en el foco de la tormenta tras sus dichos en Twitter. La ex funcionaria del Municipio de Quilmes es abogada antipunitivista y lanzó comentarios en pos de defender a los ocho rugbiers que están imputados durante esta semana.

Cesaroni señaló, en primer lugar, que "desatar una carnicería mediática y judicial sobre los autores, sobre todo si son jóvenes, es brutal y repugnante. Nadie merece una pena de 50 años", en relación al pedido de prisión perpetua.

Si bien aclaró que no pasa por alto el dolor de la familia de Fernando, expresó que "reclaman que sufran cada segundo de su vida, ellos y sus familias. Pero sepan que no lo hacen por solidaridad con las víctimas sino porque es una causa que les permite vomitar el odio a piacere. Y se nota".

Instantáneamente recibió cientos de críticas a las que respondió con dureza que "estar en contra de penas perpetuas o de muerte si la hubiera no significa no comprender el dolor de las víctimas o sus familias. Significa solo no estar de acuerdo en matar en vida a 8 jóvenes sumando dolor al dolor". Y agregó: "Yo lo que veo es a un grupo de jóvenes que cometieron un hecho gravísimo y que merecen recibir una sanción acorde a esa gravedad, que NUNCA (sic) puede significar el triple de la edad que tenían al momento del hecho, presos. Eso no es reparación ni justicia”.

Fernando Báez Sosa fue asesinado a golpes y en patota el 18 de enero de 2020 en horas de la madrugada en la puerta del boliche Le Brique de Villa Gesell. Tras el episodio, los acusados comieron en un McDonald´s como si nada hubiese pasado. Las pruebas contra ellos, tanto videos como testigos, son innumerables y eso permitió que se lleve a cabo el juicio oral y público.

Comentar esta nota